jose camejo suarez

jueves, julio 02, 2015

Silencio, el hampa se ocupa...




01 .07. 2015.- Mientras los soberanos se habitúan a colas para adquirir productos e inflación crece hasta más de un 150 por ciento a mitad de año y la irreversible Tibisay, jefe del órgano electoral impone sus leyes, de paso la soberanía se resquebraja con el Esequibo; el régimen pasa callado ante la muerte constante de miles de compatriotas en un estado de sitio decretado por el hampa al mejor estilo de las Favelas en Brasil. La depresión aumenta, cuando la juventud abandona su tierra en la búsqueda de mejor porvenir en otro país y quienes nos quedamos vivimos sin salir.

SILENCIO, EL HAMPA SE OCUPA…
Dedo en la Llaga. Aristóteles Soto.

Zonas completas de Caracas y otras ciudades, los propios colectivos creados como fuerza de choque para enfrentar la oposición se organizaron y al género de la populosa barriada del 23 de enero, imponen reglas a los vecinos. Policías y cuerpos de investigación en representación de la justicia, acorralados y acobardados, hacen hasta marchas para exigir protección al gobierno. Más de 70 efectivos murieron en Caracas.  En Maracay, el ejército peino una zona completa ante el asesinato de varios agentes y en el centro del país, bandas imponen ley marcial y peaje en carreteras.
Las cárceles, son centros de protección y oficinas delincuenciales, donde imponen sus propias reglas, regidos por un pran que vive con las mejores comodidades. En Maracaibo, otras bandas sancionan con toque de queda algunas barriadas, mientras la sociedad se pertrecha en sus casas con barrotes y evita salir a la calle, creando sicosis colectiva de terror. 
Grupos de motorizados armados, atracan impunemente a transeúntes y conductores en semáforos. Caos total, ante la ley de autocensura impuesta por el régimen los medios. Asesinatos de guardaespaldas de enchufaos ¿temor a delación?
Prácticamente los forajidos parecen decir a la fuerza púbica, no te tengo miedo, poseemos mejores armas, tenemos mucho dinero y empresas producto del hampo nato: secuestro, drogas, bachaqueo en fin toda la especie delincuencial en el libro de la inmoralidad. Sin temor a sanciones, por la incapcidad  del régimen.
En el centro del país, donde viven los enchufaos importantes, es decir miembros del régimen se convirtió en una zona peligrosa para los protectores de los representantes del PSUV. De los casos publicados, cinco ocurrieron en Caracas, dos en Aragua, dos en el estado Miranda y uno en Zulia.
A todas las víctimas les disparan a quemarropa cuando transitaban por la vía pública. Los homicidas buscaban sus armas de reglamento, motocicletas, carros, celulares o cadenas de oro. Las edades de las víctimas oscilan entre los 27 y 39 años. A todos sorprendieron cuando iban hacia su casa o trabajo. Se desangraron en la vía pública o camino a algún centro asistencial. Por los crímenes no se ha hecho pública ninguna detención.
Jacqueline Sandoval, directora ejecutiva de Fundación para el Debido Proceso, informó a Reuters que en lo que va de año han asesinado a 120 policías, 35 militares y 11 guardaespaldas. Se han desarrollado “23 planes (de seguridad) del Ministerio del Interior en materia de seguridad, pero ninguno ha resultado”. Según Sandoval, la razón del fracaso radica en la impunidad. “Mientras no se dé una respuesta efectiva al área de justicia, se colabora con el auge criminal en el país”.
Para el año pasado 268 funcionarios fueron asesinaron en Venezuela para robarle el arma de fuego o su vehículo. En las últimas elecciones ocurrió él como los malandros sitiaron a efectivos militares en centros de votación, para que entregar su arma. Se pueden uds. imaginar la realidad de los hechos
El viernes 5 de junio las bandas que operan en la Cota 905 de Caracas no sólo demostraron su poder de fuego con armas de guerra, como fusiles y granadas, con las que amenazaron con atacar el helicóptero de la PNB que intentó intervenir en el rescate de los poli caracas. También mostraron su coordinación con las agrupaciones delictivas que están asentadas en El Valle y El Cementerio, a través de las comunicaciones que hicieron con radiotransmisores, cuya frecuencia es escuchada y monitoreada por la policía. Bandas de esos sectores se aliaron, en una especie de pacto de no agresión en relación al negocio de las plazas de drogas para controlar más territorio y enfrentar ataques de quienes consideran enemigos: policías.
"Los delincuentes sacaban los cargadores de unos tobos. Logramos colectar más de 1.500 cartuchos de fal y AR-15. A través de los radios llamaron a sus aliados. Contactaron a la banda de El 70 y a la del Primero de Mayo, que mantienen el control en El Valle, y a la del "Gaspe? y a la del "Coqui?, que operan en El Cementerio. En estas zonas los grupos se pueden desplazar fácilmente. Lo hace la banda del Sanjón que opera en El Cementerio y se mueve por la Cota 905, y también la del "Coqui?, señalada por el asesinato de un PNB, que también opera en El Cementerio y ahora se desplaza por el barrio Las Quintas?, relató un oficial de Policaracas.
Atajos y uniones. Los delincuentes de esa zona levantaron una trocha por la parte alta de las Torres de La Vega que comunica con la parte alta de El Valle, Las Quintas y la Cota 905, señaló el funcionario. Vecinos de El Valle, El Cementerio y la Cota 905 y funcionarios de Policaracas han modificado su rutina desde que en estos tres sectores del sur de Caracas los grupos delictivos lograron una coordinación. "En el barrio hay códigos impuestos por los delincuentes que los vecinos hemos tenido que asumir.
Solo queda una pregunta al estilo de la serie mexicana ¿Quién podrá defendernos, si los cuerpos encargados de implantar la justicia, se encuentran muertos de miedo? Entretanto los politiqueros solo hablan de las proximas elecciones para cargos públicos, disculpen el retardo de los articulos, pero una bala perdida entro a mi habitación y daño el computador.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal


 
Free counter and web stats