jose camejo suarez

miércoles, enero 23, 2013

Con Chávez o sin él, 2013 será duro






La entrevista
Por: María Elena Verdezoto

E
ditora Internacional/13/Enero/2013.- Pedro Palma hace un diagnóstico nada alentador sobre la situación de Venezuela, devenida por la enfermedad y la ausencia no declarada del presidente Hugo Chávez, operado hace 34 días en Cuba
El jueves pasado, luego de que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, dictara una polémica sentencia, gracias a la cual, el presidente Hugo Chávez, sin necesidad de cumplir el mandato constitucional de juramentar el 10 de enero, en una entrevista telefónica con HOY, el experto cuestiona esa polémica resolución.
Advierte que esa es otra prueba de que en Venezuela el Gobierno no respeta la división de los poderes públicos, todos cooptados y sujetos al Régimen. Considera que, bajo esa sentencia, se cobijará el chavismo para tomar decisiones futuras, pese a que está reñida con la letra de la Constitución. Dice que el vicepresidente Nicolás Maduro le miente al país cuando asegura que Hugo Chávez está en pleno ejercicio de sus facultades físicas, pese a que desde hace 33 días ni se lo ha visto ni escuchado. También cuenta que Pdvsa está quebrada

¿Cuál es su criterio sobre la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que, a tono con la tesis del Gobierno, prolongó indefinidamente la posesión del presidente Hugo Chávez?
Está reñida con la Constitución pero, como es vinculante, será aplicada. Estuvo concebida para dar un basamento legal a los intereses del oficialismo, y evidencia que no hay independencia de los poderes públicos. Decisiones como esa, siendo inconstitucionales, servirán para justificar las acciones que tomarán a futuro.

Uno de los argumentos del TSJ es que no hay ausencia temporal del presidente. ¿Qué opina?
Es un absurdo, así como decir que podrá tomarse el tiempo que sea necesario para recuperar su salud. Podrían ser uno, dos o tres años. Lo es también que el TSJ no considere necesaria la formación de una junta médica que examine al Presidente y determine si está o no en condiciones para cumplir sus funciones, pues nadie sabe de su real estado de salud.

El ministro de Comunicación de Venezuela dijo que el presidente está consciente de lo que pasa en el país y que el Gobierno ha informado, al menos 27 veces, sobre su estado de salud.
Mire, en un mes no se ha oído una palabra pronunciada por el presidente, ni se le ha visto, a pesar de que el vicepresidente, Nicolás Maduro, dice que está en pleno uso de sus facultades y que está gobernando desde su lecho de enfermo (en Cuba). Por todo ello pienso, como muchos en Venezuela, que esa sentencia tiene graves falencias.

¿Cómo está la situación en Venezuela?
Muy compleja, la situación política es muy tensa, porque los voceros del oficialismo distorsionan lo que manda la Constitución. Eso ha generado una serie de reacciones en muchos ámbitos. Incluso la iglesia pidió que no se manipule la Constitución a su conveniencia.

¿Maduro teme una nueva elección porque que no goza de igual apoyo que Chávez?
Lo que se dice es que las instrucciones que han recibido Maduro y Cabello, no se sabe si de Chávez o de los hermanos Castro (Fidel y Raúl), es que argumenten que Chávez es presidente en funciones y electo a la vez, para que siga gobernando desde Cuba, cosa que viola la Constitución.

¿Por qué?
Porque nadie ha visto al presidente. Han viajado colaboradores, inclusive el presidente Evo Morales (de Bolivia) y el canciller de Brasil fueron a La Habana y ninguno pudo verlo. Caramba, es muy difícil creer que una persona que ha sido operada de una tercera recaída de un cáncer tan complejo, que tiene insuficiencia respiratoria más de una semana, esté en capacidad de gobernar y en pleno uso de sus facultades físicas, como dice el señor Maduro. Es una mentira descarada, pero no es la primera vez que se miente en Venezuela.

En la sentencia, el TSJ ya dijo que no es necesaria la junta médica.
Sí, su presidenta está subordinada a la voluntad del presidente Chávez y del oficialismo. Tenemos poderes sujetos a la voluntad del Ejecutivo.

¿Quedan entonces seis años más de chavismo?
Puediera ser que sí o pudiera ser que no.

¿Cómo está la economía tras 14 años de Chávez en el poder?
En una situación muy crítica, afectada por una serie de desequilibrios y problemas profundos. En el ámbito fiscal y productivo se vislumbra un año muy duro. La situación cambiaria es insostenible, por los tipos de cambio oficiales, vigentes desde hace 10 años, que son distorsionados y no tienen justificación ninguna.

¿Eso pone al país ante una inminente evaluación?
El Gobierno no ha tomado ninguna medida ante la posibilidad de una elección próxima, si se diera la desaparición física del presidente. Devaluar antes puede ser negativo para el candidato oficialista. La percepción que tenemos muchos analistas en Venezuela es que el Gobierno va a postergar los ajustes hasta después de esa elección, lo cual profundiza los graves desequilibrios que tenemos.

¿La crisis económica puede ser un detonante para el Gobierno?
No voy a decir eso, no lo sé, es uno de los tantos escenarios factibles en este país.

¿Cuáles son los indicadores más preocupantes?
 Con o sin Chávez y, haya o no una nueva elección, a menos de que los precios del petróleo se disparen nuevamente a $150 o $160 el barril, o que en Medio Oriente pase algo impredecible, este será un año difícil.

 ¿Cómo entender qué Chávez haya ganado, en esas circunstancias, una segunda reelección?
Hay varias cosas. El presidente mantiene una popularidad elevada, particularmente en la población de menores ingresos, por las dádivas de los programas sociales. Eso ha creado una empatía popular, aunque las políticas no están orientadas a resolver sino a mitigar el problema de la pobreza, que necesita estímulo a la inversión, a la generación de empleo permanente y bien remunerado. Esas políticas populistas favorecen la imagen de algunos presidentes en América Latina.

¿Los otros factores?
Otro de los poderes públicos, totalmente subordinados y comandados por el Ejecutivo, es el Consejo Electoral. De sus cinco directivos, cuatro son chavistas manifiestos y, por tanto, todas sus decisiones son favorecedoras al Gobierno.

¿Habla de un fraude?
Usted dirá si hay o no fraude si en campaña el Gobierno utiliza descaradamente los recursos públicos. Las personas de televisión y radio (estatales) han hecho propaganda ilimitada a favor del candidato oficial. El día de la elección, los vehículos del Gobierno, de las alcaldías e incluso de las Fueras Armadas, trasladaban a la gente para que vote. Es un ventajismo descarado, sin lugar a duda.

¿Cómo ve a la oposición de cara a una eventual nueva elección?
En la última elección presidencial, la oposición prácticamente duplicó su votación frente a la que tuvo hace seis años, a pesar del enorme ventajismo del Gobierno, a vista y silencio de las autoridades electorales. La oposición está ganando espacios importantes. En la Asamblea hay mayoría del Gobierno, pero gracias a una descarada manipulación de la redefinicición de los distritos electorales. La oposición sacó 55% de la votación y hay más diputados gobiernistas.

¿Eso pone en buena perspectiva a Henrique Capriles?
Capriles, al ganar la elección del estado de Miranda, tiene una consolidación importante en el liderazgo de la oposición. Pero, los animales políticos son bien raros, sabemos que para ellos priman sus intereses antes que los de la nación. En todo caso, lo que tenemos es que Capriles se perfilaría como el candidato natural de la oposición. Ahora, también hay que denunciar la actitud de agresividad y amenazas del señor Maduro y del señor Cabello, que significan mucho miedo.

¿De ellos?
Sí, creo que están temerosos, porque desaparecido Chávez del mapa político, no se sienten con la fortaleza suficiente para mantener el liderazgo de Chávez. Esa es la actitud del débil para esconder sus temores y fortalecer su posición pública.

¿Qué hizo bien el presidente Chávez en 14 años? El Gobierno dice que hay menos pobres y que la pobreza está mejor repartida.
La política económica ha sido desastrosa y ha fracasado en todos los países que la han implantado. Pero, siempre digo que lo que deja Chávez es conciencia social, no porque lo haya hecho muy bien, sino porque ha creado una conciencia que los próximos mandatarios deberán tomar muy en serio y darle prioridad.

¿Cuál es su cuestionamiento?
El Gobierno se jacta de que hay $500 000 millones en inversión social, cifra que me parece exagerada. Deberían decirnos cuál es el retorno de esa inversión, dónde están los hospitales, los servicios públicos eficientes y la educación óptima o los empleos masivos... Eso no existe en Venezuela, solo hay programas sociales que generan impacto político, que ayudan, sin duda, a paliar la pobreza, pero ni remotamente la resuelven.
Informes de la Cepal destacan la reducción de la pobreza y una mayor equidad.
Esos organismos reciben las cifras de los gobiernos, no las que salen de estudios independientes. Usted entenderá que con el Gobierno chavista las cifras no siempre reflejan la realidad.

¿Qué ha pasado con Pdvsa?
Se ha contraído su producción, porque a esa empresa, que era modelo a nivel mundial en materia petrolera, se le ha sometido a un verdadero saqueo de recursos. Se le ha endilgado la obligación de financiar los programas sociales del Gobierno.

¿De cuánto dinero hablamos?
En 2011 tuvo que destinar $39 000 millones para programas sociales y millones al Fondein, que maneja el presidente a discreción. Además de $16 000 millones por impuestos.

¿Cuánto recibió por las exportaciones de petróleo?
Un monto similar a esos gastos, lo que explica por qué Pdvsa se ha tenido que endeudar masivamente, con el agravante de que ha sido el Banco Central uno de sus principales financistas. Para que tenga una idea, a fines de 2012, Pdvsa le debía $36 000 millones. Esa deuda aumentó 66% en los seis últimos meses. Eso significa que estamos muy mal y que las consecuencias de continuar con esa política van a ser tremendamente negativas en materia inflacionaria.

¿Qué medidas deberá tomar el Gobierno sea chavista o no?
Tendrá que devaluar, recortar el gasto público, aumentar impuestos. Esas medidas tienen un efecto recesivo e inflacionario importante. El panorama es preocupante y, si continúan el gasto y el endeudamiento desbocado, las consecuencias no las pagará el Gobierno sino todos los venezolanos, principalmente los más pobres.

El personaje
Pedro Palma es uno de los analistas más reconocidos de Venezuela, profesor de la Escuela de Gerencia de Venezuela (IESA), director de Ecoanalítica MetroEconómica y miembro fundador de Academia de Ciencias Económicas de Venezuela.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal


 
Free counter and web stats