jose camejo suarez

viernes, mayo 06, 2011

La poderosa Mafia Garibaldi

MAR (Recibido vía Email)
31*** La asociación entre los discípulos de Jorge Giordani y expertos guisadores provenientes de la Cuarta República, ha posibilitado expoliaciones al patrimonio nacional venezolano, cual la estafa al Fondo Pensiones de PDVSA.

En lo ocurrido en el Fondo de Pensiones de PDVSA (AJIP) jugaron un importante papel algunas fichas de  la Mafia Garibaldi. El nombre de esta cofradía se origina en el padre de su fundador, Jorge Giordani (“El Monje”). Giordani padre fue un comunista italiano miembro de la Brigada Garibaldi que peleó en la guerra civil española. Terminada la guerra huyó a República Dominicana, donde nació –en San Pedro de Macorís-, su hijo Jorge, actual ministro de Planificación de Venezuela.
Siendo muy joven, Giordani se vino con su familia a Venezuela. Durante el gobierno de Pérez Jiménez, Jorge, el vástago dominicano,  se convirtió en un oscuro activista del PCV. En 1959 se produjo la visita de Fidel Castro a Venezuela. El líder cubano dictó instrucciones al PCV para reclutar combatientes venezolanos que participaron en una invasión  contra Trujillo, el dictador dominicano. Un candidato obvio para unirse a la invasión era el joven Jorge Giordani. Pero, en lugar de ir a la guerra, Jorge logró que el gobierno venezolano lo enviara a Italia a estudiar. Esta circunstancia le salvó la vida, pues más de 80 venezolanos que se presentaron como voluntarios murieron en esa invasión.
Al culminar sus estudios en Bologna regresó a Venezuela, donde fue nuevamente becado para continuar estudios en Inglaterra. Durante todo ese tiempo la generación joven de  comunistas venezolanos se desangraba en la guerrilla urbana y rural. En la década de los 70, restablecida la paz, Giordani regresó a Venezuela y fue contratado por CANTV. De allí pasó a ser profesor de la UCV y el CENDES. Toda una vida protegido por regímenes muy distintos pero siempre bajo el paraguas del Presupuesto Nacional.
En el CENDES Giordani se convirtió en una sigilosa eminencia gris de la izquierda. Publicó abstrusas obras marxistas, entre ellas una, en 1988, indicando su objetivo en la vida: “Planificación, Ideología y Estado: el caso venezolano”. Su oscura vida cambió cuando conoció a Hugo Chávez al visitarlo en la cárcel de Yare, llevado por Adina Bastidas en 1992. (Bastidas sería luego la primer ministro de Planificación de Chávez, con un desempeño que piadosamente podemos calificar de pintoresco).
El militar golpista y el ingeniero electricista se sintieron unidos por la mutua pasión del marxismo. El dominicano no había ido más allá de refritos de la teoría de la dependencia de Raúl Prebisch y el suyo era un marxismo obsoleto de clichés. Pero eso fue  música para los oídos de Chávez, con resonancia de las lecciones impartidas en Barinas por su viejo maestro José Esteban Guevara Ruiz. La diferencia era que el maestro barinés, quien había peleado al lado de Douglas Bravo, le había repetido que “Ningún proceso revolucionario puede hacerse de manera pacífica”. Giordani convenció a Chávez de que Guevara  Ruiz estaba equivocado.
Fidel Castro y Giordani han convencido a Chávez que con vaselina es posible establecer el modelo castrista en Venezuela. Esa sería la gran diferencia del “socialismo del siglo XXI”.  De esta manera el manejo de la economía venezolana vino a manos de un ex cantinero de cuartel, un ingeniero eléctrico y un abogado. Este trío dirigido por Fidel maneja la chequera petrolera de Venezuela como arma estratégica para conquistar las antiguas colonias españolas en América. El ideal de la integración democrática de nuestros pueblos es loable. El empeño de Fidel para imponernos una integración comunista es una amenazante pesadilla.
Durante este proceso “El Monje” ha promovido sus fichas incondicionales para ocupar cargos de importancia como técnicos en el  Ministerio de Finanzas,  PDVSA y al fondo de pensiones de los jubilados de la industria petrolera (AJIP). Estos personajes no tienen experiencia en esas lides, por lo que han tenido que asociarse con veteranos guisadores provenientes de “La Cuarta”, rara mezcla de Marx y Don Corleone. Este concepto pudiera ser  el gran aporte de Giordani a la cultura marxista. En próximos artículos veremos cómo algunos miembros de la Logia Garibaldi facilitaron la expoliación del Fondo de Pensiones de Pdvsa, del Ministerio de Finanzas y del propio Banco Central.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal


 
Free counter and web stats