jose camejo suarez

miércoles, enero 18, 2017

Una Asamblea Constituyente Originaria es la última y única salida a la crisis política en Venezuela




*La compra venta de diputados en la Asamblea Nacional reafirma la propuesta de una Constituyente Original 

E
l sistema electoral, el judicial, el Poder Ciudadano o Moral, el sistema Legislativo y el Poder Ejecutivo han entrado nuevamente en crisis, aun cuando en la CRBV aprobada en el año 1999 se incorporó la figura de la democracia participativa mediante el referendo consultivo, revocatorio y abrogatorio. La cúpula del MVR y PSUV desviaron y se burlaron del espíritu democrático del proyecto bolivariano original, con el objetivo principal de satisfacer los intereses económicos personales de los grupos de poder que se formaron en el gobierno chavista, con la anuencia y permisividad de Hugo Chávez Frías, para lo cual incrementaron las viejas prácticas de corrupción administrativa arrastradas desde la cuarta república.
Se perdió la gran oportunidad de construir la democracia más avanzada del planeta, con un Poder Moral vigilante de la administración pública y de los derechos políticos, económicos y sociales; y con un Poder Judicial y TSJ que castigara las irregularidades y los vicios de la corrupción, el narcotráfico, la delincuencia común; y el Poder Legislativo aprobando leyes para el bienestar social y leyes contra la delincuencia y la corrupción.
Con el actual procedimiento para elegir los poderes públicos y su funcionamiento jamás habrá una independencia de esos cinco poderes, y los diputados, gobernantes, jueces, funcionarios del poder ciudadano, del CNE, del TSJ seguirán actuando más por sus intereses económicos personales que por el interés de la República y de sus ciudadanos. Estamos anclados en los parámetros tradicionales propuestos por Montesquieu. Debemos crear innovaciones para hacer más democráticos los poderes públicos.
Como consecuencia de ésta traición al proyecto bolivariano original y a las esperanzas de los venezolanos, los diputados saltan la talanquera en perjuicio de la evolución democrática del país. Es lo que sucedió con tres diputados pertenecientes al partido político Un Nuevo Tiempo, que para la sesión de la Asamblea Nacional en la que se iba a elegir los dos rectores del CNE, no asistieron a dicha elección, supuestamente por haber sido comprados por el gobierno nacional. El salto de talanquera por prebendas así como los vicios de corrupción administrativa, ineficiencia, ineficacia, burocratismo y despilfarro de los recursos financieros, no tienen solución con el actual régimen de selección de los poderes públicos. Se debe perfeccionar la CRBV con la creación de un sexto poder público realmente constituyente que permita corregir y solventar de inmediato las desviaciones anti éticas y anti morales de los miembros de los cinco poderes públicos actuales.
Un Poder Constituyente lo conformarían todas las organizaciones de la sociedad civil con representantes escogidos en elecciones internas de cada organización social, incluyendo las universidades, iglesias, gremios, sindicatos, organizaciones y movimientos sociales y otros; y éste Poder seleccionaría entre sus miembros a un Comité de Postulaciones y un Consejo Electoral Constituyente Provisional. El Comité de Postulaciones tendría la función de recibir las propuestas de las escuelas de derecho de universidades públicas y privadas y de los partidos políticos, cada sector propondría un número igual de candidatos similar al número de miembros del CNE, TSJ, un candidato a la Procuraduría General de la República, otro a la Contraloría General y otro candidato a la Fiscalía General de la República y un candidato al Poder Ciudadano. El Consejo Electoral Constituyente Provisional tendría la función de convocar a la población para la elección directa, secreta, universal y nominal de un Consejo Nacional Electoral, a los miembros del TSJ, al Procurador, Contralor y Fiscal General de la República respectivamente. El CNE que resultare de la elección popular convocaría a la elección del Poder Ejecutivo y Legislativo con la lista de los candidatos propuestos por los partidos políticos y por las organizaciones sociales, universidades, gremios y sindicatos, cuyos nombres fueron recibidos por el Comité de Postulaciones del Poder Constituyente, pero una vez electos podrán ser revocados de sus cargos en un referendo revocatorio por desviaciones éticas y morales, a solicitud de las organizaciones sociales, por los partidos políticos a los cuales pertenezcan dichos diputados o por decisión de un Comité de Ética y Moral del sexto Poder Público Constituyente, o por solicitud del Poder Ciudadano o Moral. En caso de haber desacuerdo por parte de una de estas instancias, el caso será llevado al seno del Poder Constituyente para ser estudiado y conocer si hay méritos para convocar a un referendo revocatorio, Acto que el CNE llevaría a cabo, y si es revocado el funcionario, entonces el CNE convocará a un nuevo proceso electoral para elegir al sustituto. Éste sistema también será aplicado en el Poder Público Regional y municipal.
De ésta manera se rescatará y se profundizará el carácter constituyente de la CRBV y el proyecto bolivariano original que fue traicionado por Chávez y las cúpulas del MVR y el PSUV, traición que se materializó al adoptar el falsificado Socialismo del Siglo XXI, cuyos resultados están muy lejos de lo que significa el ideal humanista de un socialismo. Éste atrofiado, adulterado y falsificado socialismo fue un fracaso al conducir al país y a la población a una mayor pobreza y a la conformación de una nueva oligarquía, tan devoradora de dólares y de bienes de fortuna como la vieja oligarquía representada por la MUD.
El proyecto que estamos proponiendo llevará al país a la verdadera democracia participativa y protagónica, y éste será el sistema político con la mayor democracia del mundo. Los partidos políticos perderán el monopolio del poder, ahora la sociedad civil lo compartirá con los partidos y con el gobierno, ya que en la toma de decisiones del Estado participará la inmensa mayoría de venezolanos que no militan en partidos políticos
Ésta innovación política podría aprobarse en la Asamblea Constituyente Originaria, la cual pondría fin a la conflictividad casi insalvable del gobierno, CNE y TSJ con el Poder Legislativo actual. Con ésta salida constitucional también se pondrá fin al estancamiento político y a la usurpación de funciones de los poderes constituidos y se entregará la soberanía a los ciudadanos. El anteproyecto completo lo llevaremos a las de deliberaciones de la Asamblea Constituyente Originaria que resulte del proceso eleccionario directo, secreto y universal. Éste proceso constituyente tendrá el absoluto respaldo de las Fuerza Armada Nacional Bolivariana, demostrando su tradicional neutralidad, imparcialidad, institucionalidad y respeto a las leyes y a la CRBV.
 Conociéndose el carácter irreversible de la convocatoria a la elección de la Asamblea Constituyente Originaria, la que hemos planteado desde el año 2015, solo queda a los venezolanos crear en cada zona rural, barrio, urbanización y centros urbanos los Comités de Base por la Constituyente, y con la gracia del dios todopoderoso, tendremos para el año 2017 el nacimiento de una SEXTA REPÚBLICA.
 ALIRIO GIL, MIEMBRO DE LA DIRECCIÓN POLÍTICA DEL MOVIMIENTO POPULAR DEMOCRÁTICO, MPD, CARACAS, 15 DE ENERO DE 2017.   

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal


 
Free counter and web stats