jose camejo suarez

martes, enero 06, 2015

Sin Nicolás

03 de enero de 2015.- Es claro que Nicolás ya no va más, no escuchará en Miraflores los próximos villancicos, la próxima Navidad venezolana vendrá sin Nicolás. Si antes tenía al pueblo comiendo de lo que sabemos, ahora la cosa empeorará: no les va a alcanzar.

Si era ya bien grave la escasez de productos de la canasta básica, ahora estos ya no solo serán escasos sino definitivamente inexistentes.

Eso tumba a cualquier gobierno y los militares lo saben, por eso andan sugiriendo ahora en voz baja la renuncia del presidente. Le irán subiendo el volumen en la medida en que se vuelva más y más inminente un violento caracazo.

El origen de este desenlace final de la dramática tragedia del gobierno venezolano está en una magistral jugada de ajedrez político de Obama: le bajó a menos de la mitad el precio del barril de petróleo y le quitó el discurso antimperialista sonsacándole a los Castro. El pendejo del Maduro, como buen marido engañado, ni cuenta se dio.

Es claro que Cuba no representa, per se, ningún valor económico, ni estratégico ni político para los gringos, de manera que el interés no era el restablecimiento de relaciones comerciales con una isla paupérrima sino lograr el acuerdo para sacar a Maduro y así comenzar a detener la creciente influencia China en la región.

El inicio del canal interoceánico en Nicaragua y la tremenda hipotecada de Venezuela en un barril sin fondo, aceleraron la decisión norteamericana de sacudir a Latinoamérica de la presencia china en la región.

Era, además, oportuno ya castigar tanto insulto grosero del chofer de bus que le decía al Departamento de Estado que hicieran un cucurucho con sus visas y se las metieran por donde mejor les cupieran.

El gobierno Obama le tira un salvavidas a los Castro, cuyo único objetivo político – como todo buen socialista – es mantenerse como sea en el poder. Cuba, que siempre ha tenido un gobierno parásito, bien sabe que no podrá seguir succionando a Venezuela y no quiere repetir la década de hambruna que vivió tras la destetada de la Unión Soviética por el derrumbe de su sistema, y la llegada de Chávez.
En ese sentido el salvavidas es más que oportuno y entonces… a la porra las identidades ideológicas. Qué pena con los ilusos chavistas, pero no jugamos más al antimperialismo. Fue muy diciente el hecho de que tras el anuncio de Obama y Castro, este último no le contestara durante tres días el teléfono al angustiado Maduro, quien veía así como le quitaban el piso sobre el que medio sostenía en pie la famosa revolución.

Tal acuerdo tiene un plazo muy corto y el tic tac ya suena muy duro en Miraflores. En medio del ruido ensordecedor del reloj al presidente Maduro le toca ahora algo más duro que admitir que las cifras son aterradoras (PIB, inflación, desempleo, inseguridad y escasez).

Le toca dar el paso final al abismo político: subir el precio de la gasolina! Devaluar aun más drásticamente un bolívar ya demasiado devaluado. Aflojar los asfixiantes controles de precios para que la inflación no siga subiendo.

En fin, fuertes medidas muy impopulares pero de obligatoria aplicación. El acabóse total y definitivo.
El 2015 será el año de la destorcida del rabo del puerco revolucionario y será muy doloroso y con serias repercusiones en la frontera. Si asesinan a Leopoldo con la excusa de que fue un mitin carcelario, el caracazo será como lo fue el 9 de abril en Bogotá y nada volverá a ser como antes. Grandes migraciones podrían darse hacia Colombia, tal como sucedió al revés en la década de los cincuenta. Pero pasará como con el chikunguña, que todo el mundo sabía hace seis meses que llegaría a Cúcuta, pero nadie hizo nada a tiempo. Ahora esta paseando por China, gastando el & hereje, en vez de estar pensando en la renuncia que es inevitable.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal


 
Free counter and web stats