jose camejo suarez

sábado, abril 26, 2014

EL ALCALDE NO ES DIOS, NI LA ALCALDÍA ES EL PARAISO

PROF.  LUIS  SOTO  PIRELA

D
esde hace tiempo aquí en Cabimas solamente se piensa en quien será el candidato a Alcalde de este municipio, pareciera que no existe otra posibilidad de poder político que no sea de Burgomaestre Municipal.
Ciertamente el Alcalde es la figura política más importante de un municipio, pero eso no indica que es el que tiene todo el poder para hacer y deshacer a su libre albedrío, el Alcalde es un gerente que conduce un equipo donde hay muchos conocimientos repartidos entre los que conforman la estructura administrativa de la institución, de tal manera que la capacidad se demuestra cuando el conjunto opera de manera sincronizada y resuelve problemas que aquejan a la comunidad. La cosa no es dar órdenes y asignar cargos, a veces hasta innecesarios, la gracia es mantener el equipo a plena producción de soluciones con el menor gasto y esfuerzo correspondiente.
Pero no son las funciones del Alcalde lo que me impulsa a la escritura del presente artículo, es a la adoración que se hace en Cabimas a la figura del Alcalde y a veces hasta a la figura del candidato a lo mismo, pareciera que los Sindicatos, los Colegios Profesionales, los Gremios, Asociaciones, Sociedades, Ligas Campesinas, Consejos Comunales, Clubes Culturales y Deportivos, Partidos Políticos, ONG, Centros de Estudiantes no tuvieran la mayor importancia a la hora de considerar el poder político o poder de convocatoria de un dirigente, yo observo que muchos dirigentes medios de la comunidad de Cabimas prefieren hasta un humilde cargo en la Alcaldía, no para resolver el problema de la alimentación, sino para redondearse un ingreso mayor, despreciando la oportunidad de dirigir o presidir una organización de las señaladas por no considerarlas de poder político, el poder político más importante del ciudadano es el voto y si se sabe utilizar  es capaz de cambiar presidentes, de tal manera, que si se influye o se participa de la conducción de estas organizaciones, se tiene tanto poder como cualquier Alcalde o Candidato.
 Los liderazgos del municipio ya sean de la oposición o afectos al gobierno, deben buscar el poder político en diversos sectores de la comunidad, a veces es preferible ser “Cabeza de ratón”, que “Cola de León”, si ponemos a funcionar debidamente las organizaciones que he señalado, cualquier aspirante a Alcalde tendría con conversar con nosotros, eso es poder político, llegándose inclusive a tener la potestad de no esperar que se presenten las aspiraciones personales, podrían producirse postulaciones de la colectividad para el cargo de Burgomaestre con un respaldo inmenso y con la garantía de que el seleccionado no hará lo que le venga en gana, tenemos la solución de nuestros problemas en nuestras propias manos, lo que debemos es abrir los ojos y no seguir como el sapo, que se da contra la pared y cuando cae con la cara para atrás, cree que traspasó la pared y sigue su camino tranquilo.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal


 
Free counter and web stats