jose camejo suarez

jueves, abril 07, 2011

Vetado en TV e impresos por oficialismo y oposición, pero aquí seguimos:
DEDO EN LA LLAGA…Digitalizada… 
MUY ESPECIAL. 
Por: Aristóteles Soto
(Exclusivo el 11 de abril 2002, conozca detalles nunca revelados). La historia se olvida, el periodista tiene el deber de recordarla.
27 de febrero 1989: El Caracazo
11 de abril 2002: La renuncia.
Dos fechas:
Un protagonista, FAN.
Un hecho: PLAN AVILA…
Prohibido olvidar…
Mientras acusan a CAP por violar derechos humanos, el mismo régimen rojo apoyo plan para acabar con oposición civil 11 de abril. Una contradicción a simple vista. ¿Entonces?
 PLAN AVILA
1989 El Plan Ávila fue activado el 27 de febrero de 1989 para detener disturbios populares del Caracazo, en calles de Caracas y grandes ciudades del país se llenaron de soldados, se responsabilizó a las Fuerzas Armadas para restituir el orden público, habilitándolos para el uso de armas de guerra al momento de contener las manifestaciones. Los oficiales que ejecutaron el operativo, dirían que obedecían órdenes más tarde serían los Generales del próximo evento. Bueno o malo, cada quien que emita su opinión
2002 Una versión del mismo plan se activó por última vez el 11 de abril de 2002 para contener una protesta contra el Gobierno de Hugo Chávez que originó un golpe de estado tras el anuncio de la renuncia del Jefe de Estado por parte del Ministro de la Defensa Lucas Rincón, pero el Jefe del Cufan (general de división Manuel Antonio Rosendo) no ejecutó la orden de actuar contra los manifestantes. Paso de villano a héroe por la oposición, después que metido en un tanque juró: Patria, Socialismo o Muerte.
 CARACAZO
 El Caracazo o Sacudón fue fuerte protesta y disturbios durante el gobierno de CAP, que comenzó el 27 de febrero y terminó el día 28 de febrero de 1989 en la ciudad de Caracas, e iniciados realmente en la ciudad de Guarenas. El nombre proviene de Caracas, la ciudad donde acontecieron parte de los hechos, recordando a otro hecho ocurrido en Colombia el 9 de abril de 1948; el Bogotazo. La masacre ocurrió el día 28 de febrero cuando fuerzas de seguridad de la Policía Metropolitana (PM) y Fuerzas Armadas del Ejército y de la Guardia Nacional (GN) salieron a las calles a controlar la situación.
Muertes: Cifra Oficial: 276
Pérdidas Materiales: Negocios asegurados en Caracas: Bs. 3.073.862.416,03. Negocios no asegurados en Caracas: Se estiman más de 3 mil millones de Bolívares.
Locales Saqueados en Caracas: 900 Bodegas, 131 Abastos, 95 Ferreterías, 62 Papelerías, 850 Negocios de Mercancía en General.
Incendios en Caracas: 154

2002 ¿VACÍO DE PODER?

Enmarcado en fuertes protestas y una huelga general convocada por Fedecámaras, que duró más de tres días, el 11 de abril del 2002, el mando de la oposición convocó a una marcha permisada entre los sectores caraqueños CALCULADA EN MÁS DE setecientas mil PERSONAS de Parque del Este y PDVSA Chuao que luego fue desviada hacia al Palacio de Gobierno ubicado en Miraflores, Caracas.
Alrededor del palacio se habían congregado simpatizantes de Hugo Chávez, armados y llamados por Freddy Bernal y José Vicente y cuando ambos bandos se encontraron se produjeron enfrentamientos que causaron muertos en ambos bandos. Aun sigue el misterio. Si bien todavía se discute quién inició y quién continuó el tiroteo esa tarde, en la madrugada del día siguiente el Alto Mando Militar venezolano anunció que Chávez había renunciado luego de habérselo solicitado el alto mando al querer aplicar el Plan Ávila. Para que no olvide aquí están las graficas.

En Puente Llaguno había hasta armas largas

Y ahora viene lo más curioso. Al salir de la reunión con los militares, donde Chávez puso a la disposición su cargo, abrazó a Moronta y dijo que estaba incomunicado, pero vean que lo abraza con la mano derecha la cual a simple vista parece normal sin embargo noté algo hinchado sus nudillos, así serian lo golpes que dio en el escritorio presidencial. Al hacer un acercamiento a dicha mano vean lo que se nota, aparte de que tiene un bolígrafo tipo Montblanc en el bolsillo y un celular que lleva el militar que está en primer plano a la derecha (y eso que no podía comunicarse con nadie???)

Conclusión: ¿Chávez dio un golpe de derecha el 12 de abril?
¿Quién ordenó la matanza del 11 de abril? 
Apelo para responder el testimonio, dado a Radio Caracas Televisión, el propio 11 de abril de 2002, por Arias Cárdenas, actual jefe del PSUV en el Zulia, "... Hay que responsabilizar como ejecutor a Rodríguez Chacín... Como autor intelectual y jefe de esa banda de delincuentes al propio Chávez... Al propio Presidente de la República... Esta es una acción contra el sentimiento más noble del venezolano. - ¿Usted pudiera decir que la acción de los francotiradores estaba bajo conocimiento del Presidente de la República?
- Absolutamente seguro que estaba en conocimiento, que fue ordenado, y que una mente enferma... miren tenemos que entender los venezolanos, todos los venezolanos, les hablo todavía a los que tienen un poco de fe... que guardan fe y esperanza, quítense la venda de los ojos... estamos frente a un asesino con toda la extensión de la palabra, una persona enferma, un paranoico, enfermo de poder, que cree estar poseído de una tarea histórica destruyendo y matando venezolanos... y esa gente que está allí, como el responsable de dar la orden de asesinar venezolanos, tienen que pagar su culpa, con las normas de la democracia, de la paz y de la convivencia tienen que pagar su culpa. Lo que no se puede apoyar un minuto más, un segundo más... por favor le hablo a la gente de Quinta República... le hablo a los venezolanos todos... pero sobre todo me importa hablarle a los compañeros de armas... No podemos... No pueden ustedes seguir defendiendo esta ignominia... un presidente asesino manchado con la sangre de los venezolanos...". Esta declaración pública y comunicacional constituye una acusación formal contra el presidente de la República por la matanza del 11 de abril. Y pregunto, ¿Por qué esta información nunca se tomó en cuenta…
La siguiente conversación demuestra lo aquí expuesto con relación al Plan Ávila. Quizás nunca lo haya visto o escuchado.
Fragmento de conversación durante su cautiverio
Hugo Chávez Frías
Documentos sobre los sucesos de abril de 2002 en Venezuela
Chávez: Los muchachos me han atendido de maravilla desde que llegué, son unos tremendos soldados, seres humanos que me han dado incluso su conversación. Acabo de trotar un rato y estaba...( Estaba mal tratado entonces)
Coronel: Sí, bueno, me contenta mucho...
Chávez: Yo le estaba diciendo al capitán que salió, Sousa, yo hasta ahora no he preguntado ningún abogado. Me encomendé a Dios y dije: «Ojalá que un rayo de buen juicio les llegue a los que están tomando decisiones». Me voy. Dejé mi fusil y mi pistola. No he preguntado. No he hablado ni con mi mamá, ni con mi esposa, estoy incomunicado. Pedí un abogado. Me dijeron que no. Solo aquí me vieron toda la noche. Bueno, lo cierto es que yo... Llegó un momento que yo necesito que me digan a dónde voy a ir. Si no, yo no salgo de aquí.
Coronel: Sí, mire... Yo estoy comisionado primero para brindarle la custodia, en todo lo posible, la seguridad y las intenciones son llevarlo a La Orchila para su posible posterior traslado al exterior del país, precisamente ...esas son las órdenes que me dieron...
Chávez: Ahora, coronel, fíjate una cosa: yo estoy incomunicado. Y tengo un temor. Yo si me voy a Cuba, o a donde yo decida, no puede ser obligado. Cuba sería una posibilidad que yo he estado evaluando antenoche, pero no hubo capacidad de oír a nadie.
El ansia de poder se adueñó de todo y creyeron que ya llegamos y Chávez está listo, pero aquí mucha gente no sabe todavía, no entendió nunca que yo no soy uno... esa Constitución 82% y eso lo patearon. Y yo incluso, para que tú sepas, propuse esa noche, lo decidí, el general Raúl Baduel me dijo: «No te rindas». Y todo el alto mando me traicionó. ¡Cobardes y desleales! Yo ordené en la mañana aplicar el Plan Ávila, yo tengo potestad para hacerlo, cuando me enteré por órganos inteligencia de las mismas Fuerzas Armadas y la Disip, de la Fuerza Armada, de que el plan insurreccional estaba en marcha y que el general Medina Gómez, el agregado de Venezuela en Washington estaba aquí y trajo armas. De toda esa vaina me enteré yo. Y ordené, ante tantas evidencias: « ¡Plan Ávila, general Rosendo!» Pero el general Rosendo no quiso. Se me desapareció. «¡Lucas, Plan Ávila!». «Presidente, no sé qué. Vamos a pensarlo». « ¿Qué vamos a estar pensando? ¡Plan Ávila!». «Bueno, voy al Fuerte Tiuna». «Bueno, está bien, vete al Fuerte Tiuna, pues». Entonces allá: «No, que no es conveniente». Entonces agarré un radio que yo tenía y empiezo a buscar la red y agarro a García Carneiro, comandante de la brigada. Le digo: «García Carneiro: ¿Qué está pasando?». «Coño, mi comandante, no sé, a mí me están buscando para meterme preso». ¿Quién, chico?». «Los generales». ¿Cómo que preso, qué pasa?». «Bueno que hay una insurrección militar». Entonces le digo: «Bueno, mira, entonces yo estoy al mando, mándame los tanques para acá, vamos a hacer Plan Ávila». Trancaron la autopista, Los Próceres, trataron de evitar... Sin embargo los tanques salieron.
Si ellos hubieran cumplido... Mire, la historia señalará responsables. Si el Alto Mando Militar hubiera cumplido con la orden que yo di de aplicar el Plan Ávila en la mañana de ese día, que ya yo tenía todo y ellos también, de que veía ese plan insurreccional. Lo que pasa es que algunos de ellos estaban comprometidos con el general Vásquez Velasco. ¡Traidor! Ese se escondió. Lo mandé a llamar a Miraflores y se escondió. Lo mandé a llamar con el capitán, el ayudante, y me dijo: «Mi comandante el general no sé, se metió en la habitación y no responde». ¡Es un cobarde! Y ese es el que tienen ustedes de jefe.
Capitán: Mire... yo como soldado... Primeramente déjeme cumplir la misión de darle la protección que como ciudadano venezolano merece, para eso estoy acompañado de un grupo de oficiales que usted conoce para trasladarlo hasta La Orchila...
Chávez: Te entiendo, te entiendo, chico. Perdóname mis comentarios. Porque fíjate, a estas alturas yo pudiera negarme a irme. ¿Por qué? Porque constitucionalmente yo soy el Presidente de este país. Entonces sencillamente déjame aquí sentado. Yo almuerzo, yo voy a meditar un poco después que almuerce para tomar una decisión. Pero si estoy preso, bueno está bien, yo sigo preso aquí, no estoy obligado a irme. La noche de antenoche sí. Yo para evitar eso que yo sabía que iba a ocurrir. Un comandante de un batallón de tanques me llamó de Maracaibo: «Mi comandante ordéneme y me voy con los tanques a Maracaibo». Y le dije: «¡No, quédese ahí!». «Tenemos ocho batallones que no vamos a cumplir con esa orden del comandante del ejército». Y le dije: «¡No, espérese!». Pero yo quería hablar con ellos. Yo le dije a esa gente: «Permítanme hablarle al país porque yo soy un presidente». Todo eso se desconoció y se me trajo incomunicado.

No pasarán…

Cuando los manifestantes llegaron a Pdvsa-Chuao, un nuevo destino fue planteado: El Palacio de Miraflores. Querían llegar para pedirle que se fuera, pero simpatizantes del régimen chavista y miembros de los círculos bolivarianos se desplegaron en la avenida Urdaneta desde Carmelitas hasta Miraflores, al grito de la consigna: "No pasarán". Lograron su objetivo porque la marcha nunca llegó al Palacio de Gobierno.
Lo que ocurrió en esa marcha y posterior embocada no tiene nombre y uno se pregunta para Analizar: Acaso esos "señores" de Puente Llaguno estaban autorizados para andar armados muchos de ellos anteriormente presos. porque esperaban armados una marcha opositora, con armas largas como se ve en la foto de Puente Llaguno. Cuando los chavistas marcharon por Altamira el 23 de enero 2003, nadie los esperó disparando... Toda persona que acciona un arma debe ser responsable y saber que como consecuencia puede matar a alguien. Estarán libres, pero jamás escaparán de la justicia de Dios y de la justicia de los hombres, cuando esto termine.
Prohibido Olvidar, Venezuela!!!.
La oposición argumentó fervientemente que lo ocurrido no fue un golpe de Estado, sino un vacío de poder, originado por la declaración del Alto Mando Militar, la supuesta renuncia de Chávez, de su vicepresidente Diosdado Cabello y por el desconocimiento público de algunos oficiales a la autoridad de Chávez. Inicialmente el recién instaurado Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela emitió un veredicto dictando que lo sucedido el 11 de abril fue un vacío de poder, pero luego la sentencia fue anulada. Allí estaba Iván Rincón, primo de Lucas.
Freddy, baja los cerros, que eso los caga. ¿Lo recuerda?
Estos siendo responsables, de acuerdo con lo narrado en estos informes, andan libres y sueltos y nadie recuerda la vaina que echaron. (Ver declaraciones de Rosendo, en su informe al Congreso, largo pero revelador. No deje de leerlo, si quiere realmente conocer la verdad).

Los instigadores de la matanza…
Lucas Rincón, el trisoleado tapa amarilla, irresponsable, fue el causante de todo: Se le pidió la renuncia, la cual acepto!..
Si los chavistas desean que su versión del "golpe de Estado" prospere ... deben someter a juicio al general en jefe (r) Lucas Rincón y a la oficialidad que lo acompañaba, para demostrar la verdad o falacia de su declaración conjunta de haber solicitado la renuncia al presidente de la República "la cual aceptó". Si el resultado del juicio demuestra que Lucas Rincón le mintió deliberadamente al país, entonces creeremos que hubo un golpe de Estado, pero dado por Lucas Rincón que no tuvo la capacidad de culminarlo y se lo dejó arrebatar por las circunstancias del momento histórico, entonces los tribunales deben sentenciarlos a la pena correspondiente por tan atroz delito. Pero de confirmarse la versión de la renuncia, para lo cual debe mostrarla, entonces hubo un vacío de poder y Chávez es un usurpador de la presidencia. De no hacer este juicio, y continuar el general en uso de su incomprensible impunidad y disfrute de las prebendas proteccionistas del régimen, seguiremos convencidos de que el 11 de abril de 2002 hubo un vacío de poder generado por la renuncia del presidente. Porque la alta investidura militar y política del general Lucas Rincón en aquel momento, le conferían la suficiente jerarquía para ser creído sin duda alguna por el pueblo venezolano. La renuncia según Lucas.
El general en jefe Lucas Rincón, ministro de la Defensa, flanqueado por el Alto Mando Militar, informó al país en cadena de radio y televisión lo siguiente: "Deplora el Alto Mando Militar los lamentables acontecimientos sucedidos en la capital el día de ayer, ante tales hechos se le solicitó al señor presidente de la República la renuncia de su cargo, la cual aceptó. Los miembros del Alto Mando Militar ponemos a partir de este momento nuestros cargos a la orden, los cuales entregaremos a los oficiales que sean designados por las nuevas autoridades".
El TSJ determinó al respecto, en febrero de 2003, que "una vez que se anunció por el general en jefe la renuncia del Presidente y del Alto Mando Militar, todo el país tenía el derecho y la obligación de creer, tal y como sucedió con la OEA, que en Venezuela existía crisis en el poder ejecutivo por carencia de titular de la Presidencia". Es decir que hubo "vacío de poder". No "golpe de Estado".
La renuncia que firmó o no firmó Chávez.
Según informaciones del momento el presidente "firmó su carta de renuncia en la Comandancia General del Ejército, en estos términos: "De conformidad con lo establecido en el artículo 236, numeral 3° de la Constitución remuevo al ciudadano Vicepresidente Ejecutivo de la República, Diosdado Cabello y a todos los ministros que conforman el gabinete ejecutivo. Asimismo, con fundamente en el artículo 233 de la Constitución de la República presento ante el país mi renuncia irrevocable al cargo de Presidente de la República que hasta el día de hoy 12 de abril del año 2002 he detentado" (Nota: Detentar es ejercer ilegítimamente un cargo público). Chávez insiste en que no la firmó. Lucas guarda silencio y... ¿Plata?
El resultado de los acontecimientos arrojó un saldo considerable de heridos y 20 personas a las que se les cegó la vida, víctimas de las detonaciones de armas de fuego. Ese mismo día, el jefe del Estado Mayor de la Armada, Héctor Ramírez Pérez, denunció una conversación que “el presidente ha tenido con los círculos bolivarianos, a quienes les ordenó armarse e impuso unos francotiradores para impedir que la marcha opositora llegara a Miraflores”.
Los únicos 4 detenidos, eran funcionarios del municipio caraqueño Libertador, ligados al sector oficialista. Gracias a un video se logró la identificación de Rafael Cabrices, uno de los cuatro imputados por disparar contra la marcha. Las mismas imágenes permitieron reconocer a Richard Peñalver, Henry Atencio y Nicolás Rivera, todos empuñando armas y descargándolas en dirección hacia la Av. Baralt. Más adelante, una fotografía publicada en El Universal mostraba a Amílcar Carvajal apuntando un revolver en medio de una revuelta; actualmente es el principal sospechoso de haber asesinado al reportero gráfico Jorge Tortoza. Amílcar Carvajal continúa prófugo de la justicia, igual que muchos otros que también dispararon aquel día. La comisión del 11-A de la policía judicial identificó plenamente a tres guardias nacionales desde hace meses –Denis Román Ferrer, José Herrera Duarte y Carlos Pérez Reyes– y el Ministerio Público ni siquiera ha formalizado una acusación contra ellos, esa fotografía se ve clara con la 45 haciendo disparos a la multitud.(Aquí ninguno está preso, sólo los pendejos policías que actuaron para salvaguardar a los manifestantes , sino hubieran actuado los muertos hubiesen llegado a miles).
Conocer la verdad de los acontecimientos del 11 de abril, más que un derecho, se ha convertido en una necesidad. Han pasado 9 años y nada, esperaremos para el 2012 para saber en verdad lo ocurrido. En mis manos tengo los recortes de las interpelaciones y todo se dirige a un grupo de oficialistas que Uds. conocen.
Hugo Chávez acusado por autoría de las muertes ocurridas en la marcha del 11-A y otros 25 funcionarios del Gobierno venezolano podrían enfrentar cargos contra crímenes de Lesa Humanidad y terrorismo de Estado, estas querellas, que cursan en tribunales del país y en el extranjero fueron denuncias hechas por los familiares de las víctimas. La Corte Penal Internacional que entró en vigencia el 1º de julio de 2002 y cuyos 18 jueces fundadores despachan desde La Haya, designó al abogado argentino Luis Moreno Ocampo como fiscal en jefe del tribunal. Una vez que asuma el cargo, Moreno Ocampo será el encargado de investigar las denuncias por crímenes de lesa humanidad y terrorismo de Estado que fueron presentadas contra el presidente Chávez en Madrid a principios de año y que el magistrado Fernando Andreu, titular del Juzgado 4º de Instrucción de la Real Audiencia Española, remitirá próximamente a la Corte Penal Internacional.
  
INTERPELACIÓN AL General Manuel Rosendo, 
Jefe del CUFAN
Fragmentos de su interpelación en la ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA COMISION ESPECIAL POLÍTICA QUE INVESTIGA LOS HECHOS OCURRIDOS LOS DIAS 11, 12,13 Y 14 DE ABRIL DE 2002 Interpelación: General Manuel Rosendo Día: 10-05-2002
Cinta 25 M. (El paréntesis, y negrita es del cronista) o sea yo) ... ante el pueblo de Venezuela la experiencia vivida por mi persona durante el transcurso de esos aciagos días. Especial referencia me merece el respeto y consideración que como subordinado, tengo a mis superiores y muy especialmente frente al ciudadano Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional, quien en el programa "Aló Presidente" número 102, invitó al pueblo venezolano. Cito: "Asumamos con coraje y valentía la verdad". Fin de la cita. (Comenzó su culipandeo.) Con todo respeto yo la asumo. En consecuencia, pueden estar seguros que los hechos que describiré están señalados sin ningún tipo de dudas ni prejuicios, por tanto, si hubiere algún juicio de valor, que como mencioné, procuraré de no incurrir en ellos, mi exigencia sería, por ser un derecho constitucional de todos los habitantes de este país, que antes de que se le impute algún delito o falta, a cualquiera de las personas que en mi narración pueda señalar, se le garantice el supremo derecho a un debido proceso justo y sin dilaciones.
Muchos han hablado del Plan Ávila y lo han explicado a su manera o conveniencia, pero hasta el momento nadie ha hablado de la condición sine qua non de un plan. La diferencia fundamental y eso lo sabemos nosotros los miembros de la Fuerza Armada, Podemos discutir posteriormente en detalle lo relacionado a las suposiciones que podrían dar origen al Plan Soberanía, que la Guarnición de Caracas se denomina "Plan Soberanía Ávila". Como Comandante, no solamente puedo considerar estos factores sino que en mi apreciación, tomé en cuenta otros factores que detallaré a medida que haga la descripción, con especial referencia a que el derecho a la vida es un derecho natural e inviolable. Según el párrafo 3, ejecución y su párrafo A, inciso 1, maniobra. El plan se ejecutará, empleando para ello los comandos de guarniciones militares del país y a ellos se les asigna las zonas de operaciones, motivo por el cual hice la introducción, refiriendo los niveles estratégicos, correspondiéndole a la guarnición de Caracas, comandada por el Inspector General de la Fuerza Armada, cuyo titular para el momento de los hechos era el General en Jefe Lucas Rincón Romero, según decreto 1.360 del 4 de julio del 2001, quien dicta sus instrucciones para la ejecución del Plan Soberanía Ávila, en la situación de Caracas y de la Zona de Operaciones Número 1, a través de su jefe de Estado Mayor de la guarnición y Comandante de la Fuerza de Tarea conjunta Ávila, que comanda el General de División Jorge García Carneiro. En ese mismo párrafo de ejecución, subpárrafo, instrucciones de coordinación, establece que la ejecución del Plan Soberanía será ordenada por el Inspector General de la Fuerza Armada o por el Comandante del Comando Unificado de la Fuerza Armada Número 1. En el momento más crítico, el ciudadano Presidente de la República se encontraba en cadena nacional. Ante la indecisión del Alto Mando Militar, que describiré posteriormente, y después de hacer mi apreciación como Comandante del Plan rector Soberanía, tomé la decisión y asumo mi responsabilidad de no ordenar la ejecución del Plan Ávila en la guarnición de Caracas, atendiendo al artículo 68 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que prohíbe el uso de armas de fuego en el control de manifestaciones. Insisto, la Fuerza Armada Nacional no solamente tiene armas de fuego sino que tiene armas de guerra. Muchas personas exigen que se averigüe si la Fuerza Armada tiene un plan para masacrar a los ciudadanos. Ya obtuvieron su respuesta, el propio día 11 de abril de 2002. La Fuerza Armada Nacional, de la cual me siento orgulloso en pertenecer, ya se la dio y el pueblo lo entendió ¿Qué ocurrió el 11 de abril del 2002? Una gran pena nos embarga, hay que decir la verdad, pero para ello debemos remontarnos a los antecedentes que nos trajeron hasta aquí, para que de esa manera se formen una mejor idea y en consecuencia arriben a las conclusiones íntimas que a cada uno de ustedes le merezca mi descripción de los hechos. Comienzo por decir que cuatro cartas le escribí al Presidente de la República en distintos momentos, y hay una quinta que no llegó.
Cuando se presenta y arrecia la situación del paro petrolero, se nos ordenó diseñar un plan para la contingencia. En la medida de nuestras limitaciones se seleccionó al personal militar que estuviese mejor calificado, por tener además de la profesión militar otra profesión, procurando que en lo posible hubiesen hecho algún postgrado, todo ello con la idea de coadyuvar con la industria petrolera en lo que pudiese, ya que la situación para nosotros en ese campo era bastante difícil. Mas sin embargo, nos dispusimos a colaborar. El día 7 de abril del 2002 fui invitado para acompañar al Alto Mando de la Fuerza Armada Nacional a la exposición del plan en referencia que se le haría al ciudadano Presidente de la República, varios de los ministros y al exPresidente de PDVSA, doctor Gastón Parra Luzardo, exposición que hizo por la Fuerza Armada Nacional el Vicealmirante Bernabé Carrero Cubero, Jefe del Estado Mayor Conjunto de la institución, recibiendo su aprobación. Luego, entró otro grupo de personas, entre las cuales logré identificar al diputado Nicolás Maduro, a la ciudadana diputada Cilia Flores, al Gobernador del estado Táchira, Ronald Blanco La Cruz, al Gobernador del estado Sucre, doctor Ramón Martínez, y al diputado Ismael García, quien hizo una exposición en nombre del grupo antes mencionado, y en la cual se determinó, entre los siete puntos que presentaron, la forma de cómo contrarrestar las acciones de las personas de la industria petrolera y las que participarían en el paro anunciado el día sábado 6 de abril, por el ciudadano Carlos Ortega en representación de la CTV. Por cierto Ismael, hoy por hoy es un adalid de la oposición.) Allí se expusieron varios puntos, entre los cuales se destacó la utilización de los círculos bolivarianos en forma contundente, tanto en las instalaciones y dependencias petroleras, así como en las áreas donde se efectuarían las concentraciones. Fíjense ustedes, ante esta situación, y un planteamiento que hizo un ciudadano diputado, el señor Presidente tuvo una gran preocupación y este grupo tuvo que salir rápido de esa reunión por la magnitud de la decisión que habían tomado, decisión que prefiero no decirlo porque en este momento para Venezuela traería unas consecuencias bastante lamentables. ( Por qué no lo dijo) ¿? Fíjense ustedes la diferencia de las exposiciones. La Fuerza Armada Nacional ofrecía su apoyo con personal muy calificado académicamente, con deseos de aprender, obtener nuevas experiencias y dar un aporte al país. Mientras que ese grupo, antes identificado, presentaba un plan de acciones agresivas para contrarrestar a otros venezolanos. (La diputada Iris y el negro Aristóbulo, dijeron que había que sacar a los círculos, esta nota la firmó la periodista Pacheco en su columna) Y mayor preocupación sentí cuando el ciudadano Fiscal General de la República, doctor Julián Isaías Rodríguez, presente en esa reunión, convalidó ese planteamiento con su silencio, no alertó, no hizo oposición alguna contra tamaño atropello que se pretendía cometer sobre un grupo de venezolanos manifestantes, obligándose de su obligación de prevenir y sancionar los hechos que colidan con la ley, así como poner en práctica una de sus principalísimas atribuciones, que es la de garantizar y ser respetuoso de los derechos y garantías constitucionales de todos los ciudadanos, por demás derechos también establecidos en tratados, convenios, pactos y acuerdos firmados y ratificados por nuestro país. ( El Fiscal, actuó políticamente en apoyo a su partido) Este plan de acción comienza a evidenciarse cuando el día lunes, 8 de abril del 2002, unos ciudadanos pertenecientes a los ya referidos círculos bolivarianos, fueron expulsados por las personas que se concentraron frente a las instalaciones de PDVSA-Chuao, hecho este observado a través de las distintas pantallas de televisión. El día 10 de abril de 2002, en horas de la mañana, fui llamado a una reunión en el despacho del General en Jefe Lucas Rincón Romero, y entre otros temas sobre el desarrollo del paro, el General Francisco Belisario Landis, Comandante General de la Guardia Nacional, comentó sobre las acciones que realizaría el día 11 de abril en horas de la madrugada, sobre las instalaciones de PDVSA Chuao, área sobre la cual, según sus palabras, el Comandante del CORE 5, General Eugenio Gutiérrez Ramos, tenía todo un estudio realizado sobre dichas instalaciones, con el propósito de no permitir e impedir a toda costa la concentración prevista. Es de hacer notar que en ese momento, aun no se conocía de la convocatoria de la marcha del Parque del Este a la Plaza PDVSA Chuao. El General en Jefe, Lucas Rincón, pidió opinión al respecto y le dije, que no estaba de acuerdo por cuanto yo, que era el responsable de coordinar las acciones de seguridad, no estaba en cuenta de ello, y no se me había consultado nada de eso. Además, le referí, que el derecho a manifestar estaba vigente, es así que ante ello pregunté al General Jorge García Carneiro, Comandante de la Tercera División de Infantería y Jefe del Estado Mayor de la Guarnición de Caracas y al General Wilfredo Ramón Silva, Comandante de la 31 Brigada de Infantería, presentes en esa reunión, si sabían algo de lo expresado por el Comandante General de la Guardia Nacional y éstos manifestaron que no tenían información al respecto. En ese instante, el General Belisario me dijo, "entonces no le cumplo la orden al ciudadano Presidente de la República". A lo que le contesté, yo no puedo prohibirle eso a usted, pero por lo menos coordine, de manera tal que si la Guardia Nacional es sobrepasada, nosotros estemos en cuenta de lo ocurrido, porque en ese sector, si no han cambiado los planes, esa área está bajo responsabilidad de otra unidad y si el Comandante no conoce esa situación, entonces cómo actúa con eficiencia. El General en Jefe no opinó ni impartió instrucción alguna. (Semejante irresponsable) Posteriormente el General Belisario Landis, se reunió con el Alto Mando de la Guardia Nacional, quienes le informaron sobre el posible escenario que se podría presentar durante esa marcha y la forma como la Guardia Nacional podría contribuir en el control de la misma. De esa reunión se conoció de un fuerte impasse entre los generales de división de ese componente, quienes manifestaron su desacuerdo con la acción propuesta por el General Belisario Landis, en relación a la toma de PDVSA Chuao, por cuanto comprometía al componente Guardia Nacional y la dejaría muy mal parada frente al pueblo venezolano, generándose otras opiniones, el hecho comunicacional notorio del pronunciamiento de un oficial general de esa fuerza, alertando sobre la inconveniencia de esa situación. Con ese panorama, el día 10 de abril en horas de la tarde, muy preocupado, solicité una audiencia con el ciudadano Presidente de la República, la cual me fue concedida. Le informé sobre la situación y le sugerí la inconveniencia de la acción planificada por el General Comandante de la Guardia Nacional en relación a la operación mencionada que se ejecutaría sobre el área de PDVSA Chuao, por cuanto entendía que el derecho a manifestar y de reunión estaba amparado por la Constitución Nacional. El ciudadano Presidente de la República, entendió mi planteamiento y aceptó mi sugerencia, este resultado se lo hice saber al Inspector General de la Fuerza Armada Nacional, General en Jefe Lucas Rincón Romero. Luego, en horas posteriores, el ciudadano Carlos Ortega, anunció una huelga general indefinida y el doctor Pedro Carmona Estanga invitó a una marcha pacífica para el día siguiente, constituyendo también un hecho comunicacional suficientemente conocida por todos los venezolanos. Esa noche escribí una cuarta carta, que hice llegar al ciudadano Presidente de la República en horas de la mañana del 11 de abril de 2002, la cual fue entregada por mi ayudante personal, Capitán Ejército Michael O’Brian Fosi, y la misma la recibió el Coronel Eduardo Centeno Mena, Secretario Privado del Ciudadano Presidente de la República, que contando con su anuencia y paciencia, les voy a leer. (Este era edecán de Rosendo, y confirmó la irresponsabilidad de este y Bernal, al llamar a los círculos a matarse, hasta la fecha lo ocultan) Caracas, 11 de abril de 2002. Nuevamente agradézcole la oportunidad que me brinda de poderle hacer algunas consideraciones que creo merecen de su estudio, consulta y análisis, la necesidad del diálogo. He venido evaluando la situación y ésta tiende a agravarse. No hay solución si usted no sede a ese entendimiento. Perder una batalla no es perder la guerra, al contrario, le permite la oportunidad de buscar mejores condiciones para continuar con las responsabilidades que mayoritariamente el pueblo le ha concedido. En la rectificación hay grandeza y formulo una serie de interrogantes. ¿Continuar la huelga general indefinida? ¿Un Estado de excepción? ¿Empleo de la Fuerza Armada para restituir el orden público? ¿Plan Soberanía o Ávila? ¿Fuerzas Armadas Nacionales versus pueblo venezolano? ¿Salida violenta? ¿Venezuela ante el mundo? Todas estas interrogantes no tienen asidero en nuestro pueblo y mucho menos en nuestra Fuerza Armada. Antes que mantener su actitud, bien discutida por cierto, y oír las recomendaciones de las personas más allegadas, considero y esta es mi recomendación de amigo, que se reúna, dialogue y oiga a la sociedad civil, es la forma más fácil de salir de esta situación. ¿Por qué? Sobre la huelga general indefinida.
Los daños sobre la economía son incalculables, no sólo para quienes impulsan esta huelga sino para la nación y por ende para todos los venezolanos. Si usted está en su afán de solucionar la situación venezolana, no puede agregarle otro frente que nos pudiera llevar a un caos. Cuántas soluciones hubiese llevado a la población con las pérdidas que hasta hoy tenemos. Ya en otra oportunidad se lo hice saber, y si lee nuevamente ese documento que le envié manuscrito, creo que corresponde a la carta número 2, del 21 de febrero de 2002, puede darse cuenta que le fotografié lo que iba a ocurrir y le habló del día 28 de febrero de 2002. Por el cargo que ocupo, soy su asesor y las recomendaciones se las formulo con la mejor intención, le advertí sobre el desabastecimiento de gasolina, gas para las plantas y gas doméstico y hoy en día esta situación va a paralizar el país en su totalidad. Sobre el Estado de excepción y la suspensión de garantías. En estos momentos no sería bien recibido, por el contrario, podría agregar nuevos elementos a las protestas que hasta ahora se han mantenido en forma pasiva, si bien lo contempla la Carta Magna, en su espíritu y todo su articulado, refleja la mejor situación para nosotros los venezolanos. Sobre emplear la Fuerza Armada en el Plan Soberanía o Ávila. Para restituir el orden público, sin que de acuerdo a mi apreciación ello signifique debilidad para tomar decisiones, esta situación de presentarse nos dejaría muy mal parados y se corre el riesgo que los profesionales no atiendan a su ejecución o se nos provoque para obligarnos a actuar con contundencia. De particular interés el hecho que se aduzca que de acuerdo al Artículo 329 de la Constitución Bolivariana de Venezuela, sólo la Guardia Nacional, puede participar en la conducción de las operaciones exigidas para el mantenimiento del orden público. Sobre el hecho Fuerza Armada Nacional versus pueblo venezolano. Usted ha repetido en diversas ocasiones "maldito el soldado que emplee su arma contra los ciudadanos". ¿Cómo exigirnos entonces que actuemos? La situación aún es controlable, los cerros aún no han bajado, esa debe ser su confianza, por lo tanto explótela y no deje que esto ocurra. Salida violenta. Sociedad civil unida a la Fuerza Armada Nacional, ¿A dónde nos llevaría esa fusión que usted ha expresado en varias alocuciones, programas y actividades?. De producirse, con qué defendería su mandato?. Venezuela ante el mundo, la tecnología nos ha llevado a conocer al instante lo que acontece en cualquier parte del mundo, es decir, todos somos vecinos y los medios de difusión, en el caso que nos ocupa han tenido un papel fundamental y no por lo que perdemos, sino por lo que dejemos de percibir, que en la situación venezolana bastante falta nos hace. Señor Presidente, Comandante en Jefe, si vemos ese panorama que en forma sencilla le he reseñado y que pudiera estar equivocado o no, creo que debe preocuparle por las secuelas inmediatas y futuras. Como amigo le recomiendo que dialogue usted personalmente, ya no hay voceros, en otras ocasiones usted se ha agotado muy rápidamente en situaciones de menor importancia, nada cuesta hacerlo cuando la situación lo amerite, y el país, el país, bien lo merece. ¿Qué hacer?. Llame hoy inmediatamente al diálogo y entre otros, le recomiendo que invite a Miraflores a: máxima autoridad de cada uno de los poderes, Defensor del Pueblo, Contralor General de la República, Presidente de Fedecámaras, selección de presidentes de sindicatos en representación de los trabajadores, representación de la nómina ejecutiva y mayor de PDVSA, representante de los trabajadores de PDVSA, Sindicato de Empleados Públicos, Monseñor Moronta, Asociación Bancaria, el señor Lorenzo Mendoza del Grupo Polar, Presidentes de televisoras, Cámara de Radio y Televisión, propietarios de periódicos, presidentes de Federación de Centros Universitarios, Presidente de VenanCham, General en Jefe Lucas Rincón, otros Señor Presidente, con el aprecio y el respeto que me merece, no es tiempo de orgullo ni de rencores, se, que usted no los alberga. En su diálogo solicite el apoyo de todos, es la mejor salida, tendrá luego tiempo para tomar acciones, sincerarnos y exigirnos trabajar por Venezuela y no por intereses personales. Sienta orgullo, usted quería que el pueblo despertara y despertó en paz, afortunadamente. Dialogar no es fracasar, no hay voceros, es usted. Un cordial Saludo Chendo. Continuando mi relato en horas en que se anuncia la continuación de la marcha hacia Miraflores, fui al quinto piso del antiguo Ministerio de la Defensa donde funciona la Inspectoría General de la Fuerza Armada Nacional y allí, ya el Ministro de la Defensa, Ciudadano José Vicente Rangel Vale, estaba coordinando vía telefónica la convocatoria de los círculos bolivarianos para que se trasladaran hacia Miraflores. (Que mas prueba). Tuvimos una reunión e insistí que era de la opinión y coincidía con el Vicealmirante Bernabé Carrero Cubero, que la solución consistía en plantearle el retiro de los círculos bolivarianos en sus acciones para contrarrestar la marcha pacífica en el área de Miraflores, o en el mejor de los casos que no hubiese oposición alguna a su desarrollo, por cuanto hasta ese momento la marcha continuaba pacífica y había demostrado un gran civismo.
Ante mi intervención el Ministro de la Defensa dijo, ante el más Alto Mando de la Fuerza Armada Nacional, que la marcha no podía llegar a Miraflores, porque, quien iba a defender al Presidente de la República?, a lo cual con todo respeto pero con energía le contesté, que el ciudadano Presidente de la República, constitucionalmente es el Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional, y como tal tiene como recurso su unidad élite, la Guardia de Honor y demás miembros agregados de la Guardia Nacional de Venezuela, a lo cual el Ministro de Defensa respondió, "ese papelote de güe"…ustedes le ponen el resto, no lo voy a hacer yo, a mi me matan defendiendo. Ante esa opinión le insistí que la solución era retirar los círculos bolivarianos, ya que la marcha seguía pacífica y constituía un grupo de personas y una poblada entusiasmada y cohesionada. El Alto Mando de la Fuerza Armada Nacional continuaba sin tomar decisiones para evitar lo que después ocurrió. Conminé al Vicealmirante Bernabé Carrero para que trajera a la Sala de Reunión de la Junta Superior, al Alto Mando de la Fuerza Armada a discutir nuevamente la situación, ya que
según mi criterio se estaban llevando a cabo reuniones inoportunas con personas que no aportaban soluciones a la situación que estábamos viviendo, entre estas se encontraban un ciudadano Diputado a la Asamblea Nacional, Pedro Carreño y Nicolás Maduro. (Los talibanes, irresponsables) En conclusión, la reunión solicitada se realizó sin que hubiese decisión ni acción alguna. Al regresar del quinto piso a mi Comando me encuentro a mi ayudante el Capitán O´Brian que me informa que debo trasladarme junto al Alto Mando para la transmisión de una cadena, hecho notorio comunicacional, posteriormente regresamos al Despacho del General en Jefe Lucas Rincón, y recibí una llamada de mi ayudante, quien me dijo que tenía que pasarme una novedad urgente y que era importante. Ante ese hecho, salí de la sala y me informó que había oído una conversación del Ministro de la Defensa en la que expresaba "Freddy la marcha ya arrancó hacia Miraflores, nuestra gente debe estar armada con piedras, palos y cuchillos, anuncia por la televisora del Estado que los cerros están armados que eso los c.., los asusta". Esta información igualmente se la hizo el Capitán O´Brian del conocimiento del General en Jefe Lucas Rincón Romero en horas de la noche del día 11 de abril en presencia de otro oficial. Ya la Guardia Nacional se encontraba en la calle y me dije, de nada valió lo que le sugerí al General Belisario el día anterior, pues esta vez tampoco coordinó, le informó al Cufa de las acciones que realizaría la Guardia Nacional. Ante esta situación que se presentaba propuse, que la Guardia Nacional se colocara frente al Palacio de Miraflores, porque con la presencia de la Guardia de Honor y la cerca de protección del Palacio, que es de hierro, alta y fuerte y una marcha pacífica, hasta ahora, se garantizaba la seguridad del ciudadano Presidente de la República. La marcha continuaba pacífica y en ese momento oigo a través de un radio que el Ciudadano Presidente de la República preguntaba, por qué yo no tenía radio y solicitó hablar conmigo. Hablé con él por intermedio de un radio que me facilitaron y le dije al ciudadano Presidente que lo llamaría por teléfono, hecho este comunicacional difundido en un programa radial del día 26 de abril del 2002. Cuando indago sobre la red de radio su estación base y la programación de los mismos me doy cuenta de la existencia de esa red tiburón de la cual no tenía conocimiento, desconociendo las razones por las cuales no fui incluido. Posteriormente supe que el General en Jefe Lucas Rincón, entregó los radios de esa red hace un tiempo y que yo, Comandante del Comando Unificado de la Fuerza Armada Nacional, responsable de la seguridad, inexplicablemente no fui incluido en la Red Tiburón, sin que esto signifique violación del secreto de las comunicaciones, por cuanto que el error en esta ocasión está en que una vez develada las señales de llamada de esa red ha debido ser cambiada inmediatamente, paso a informarle la red de llamada de los que conforman esa red. Aquí puedo presentarles: Tiburón 1: Presidente de la República
Tiburón 2: Inspector General de la Fuerza Armada Nacional
Tiburón 3: Comandante General del Ejército
Tiburón 4: Comandante General de la Guardia Nacional
Tiburón 5: Comandante del Core 5
Tiburón 6. Comandante de la Tercera División.
Tiburón 7: Comandante de la Policía Militar
Tiburón 8: Comandante del Batallón Ayala
Tiburón 9: Comandante del Grupo Rivas
Tiburón 10: Comandante del Batallón Bolívar
Tiburón 11: Director de la DIM
Tiburón 12: Director de la DISIP
Insisto que aún desconozco las razones, sería conveniente preguntarle al General al Jefe Lucas Rincón, en relación a la versión de la creación de esa red y mi exclusión de la misma. Me comuniqué telefónicamente con el ciudadano Presidente de la República y me preguntó acerca del Plan Ávila, y le alerté que según la apreciación de la situación, en mi criterio resultaba inconveniente la activación del mismo. Al respecto le pregunté, si había recibido y leído la carta que le envié en la mañana, él me respondió afirmativamente y me indicó que entraría en breves instantes en una cadena nacional y que en ella haría referencia a lo que le había escrito en ella. Además, no dejé pasar la oportunidad en referencia al Plan Ávila, para insistirle que las tropas portaban armas de guerra y en gran parte eran tropas nuevas que apenas habían finalizado el período individual del soldado y por lo tanto no estaban entrenadas para el control de disturbios y manifestaciones, no contaban con escudos protectores y bombas lacrimógenas suficientes, y lo más importante era que la marcha aún continuaba en forma pacífica. En mi apreciación, resultaba relevante que la Guardia Nacional estaba bajo su comando natural y debería accionar hasta tanto no se dieren una o varias de las suposiciones establecidas para la activación del Plan Ávila, razón por la cual no consideré prudente en ese momento sugerir la implementación del referido plan.
Pregunto. Si el ciudadano Presidente de la República había ordenado desde temprano al General Belisario, la utilización de la Guardia Nacional para contener la marcha, ¿entonces, por qué no empeñó más hombres y no utilizó los recursos que tenía, por ejemplo, los vehículos antimotines y otros elementos bajo su disposición? En lo que a mí correspondía continué con mi esfuerzo para evitar lo que ocurrió, y propuse hablar con el ciudadano Carlos Ortega y el doctor Pedro Carmona. Ante mi propuesta, el coronel Oran Primera Petit, miembro de la Inspectoría General de la Fuerza Armada, me dijo que con el doctor Pedro Carmona no había comunicación, y ya había contactado por teléfono al ciudadano Carlos Ortega, y que éste le manifestó que vendría a la sede de la inspectoría general. Pasado un lapso de tiempo prudente, nuevamente insistí que se me ubicara al ciudadano Carlos Ortega, y su asistente comunicó que lo esperara. A lo que les dije: Si yo fuese el ciudadano Carlos Ortega no vendría, así que no es conveniente esperarlo.
Como alternativa, pedí que por favor me facilitaran el número telefónico del ciudadano Carlos Ortega. Acto seguido me comuniqué con su asistente y me informó que nos esperaba en un hotel de Sabana Grande, lo cual informé al General en jefe Lucas Rincón. Me comuniqué inmediatamente con el ciudadano Carlos Ortega, y le dije que el General en Jefe Lucas Rincón no iría a la reunión, pero que yo iría al hotel. Me contestó: Lo espero, general ¿pero la Fuerza Armada me devolverá los siete muertos que tenemos? Ante esa interrogante le contesté que si eso era así, realmente no tenía respuesta para esa interrogante, por cuanto escapaba de mis posibilidades. Se dio por concluida la comunicación, e informé al Alto Mando de la referida conversación y el señor Ministro de la Defensa me dijo: no son siete los muertos, es uno solo y es nuestro. A lo que le contesté: Ministro, para mí es un venezolano, no importa el sector que sea. Y le dije: siento vergüenza por tanta negligencia del Alto Mando. El General en Jefe Lucas Rincón me dijo:
Rosendo, no es tiempo de pelea. Entonces los invité a ver las imágenes en la pantalla dividida, en la cual ya se hacía un balance y nos mostraban los muertos y heridos hasta ese momento. En mi apreciación de conducción me pregunté: ¿Por qué entonces aplicar el Plan Ávila, si la marcha pacífica fue saboteada, y por tanto dejó de ser pacífica? ¿Pero por quién fue saboteada? No me corresponde a mí determinarlo. Y en todo caso, si se ordenase el Plan Ávila ¿contra quién iría a aplicarlo? Y pensé: esta es una situación sui géneris, que creo sólo ocurre en Venezuela y no sé si habrá pasado en otro lugar del mundo, ya que normalmente en estas acciones son los órganos de seguridad del Estado los que están de un lado, y del otro los manifestantes. Pero esta vez estaríamos en el medio de los dos grupos, agregándole un nuevo elemento que podría ocasionar consecuencias impredecibles.
Entonces, ¿contra quién actuar? ¿a quién reprimir? Entendí, y era extremadamente claro para mí, que todos somos venezolanos. De allí mi firme resolución de no ordenar la ejecución del Plan Soberanía, que en la ciudad de Caracas se denomina Ávila. En un tiempo después me informaron que el ciudadano Presidente de la República deseaba hablar conmigo por teléfono. No atendí ese llamado, por cuanto no entendía cómo el ciudadano Presidente de la República me llamaba si lo estaba viendo en su mensaje por cadena. Luego, en mi comando recibí una llamada del general García Carneiro y me dijo: el Presidente me ordenó el Plan Ávila y saqué los tanques. Y le dije: bueno general, asuma su responsabilidad. El General en Jefe Lucas Rincón y el Alto Mando estaban saliendo a Miraflores y me invitaron a que los acompañara. Abordamos un helicóptero y abordamos en el Palacio de Miraflores. Ya la situación se había calmado y prácticamente disipado. En uno de los pasillos del Palacio se me acercó el Mayor Duque, ayudante del señor Ministro de la Defensa, quien me dijo, sin que yo lo hubiera requerido al respecto, que pensaba que el capitán O’Brian había oído mal lo expresado por el señor Ministro por teléfono. A lo que contesté que se lo haría saber al capitán. Como información adicional a este hecho, proporcionada por el capitán O’Brian Fosi, el día primero de mayo el General en Jefe Lucas Rincón, acompañado del Ministro de la Defensa, el General Belisario, el Mayor Duque, ayudante del señor Ministro de la Defensa y el ciudadano diputado a la Asamblea Nacional y gran defensor de los derechos humanos, Vicepresidente de la Comisión que investiga los acontecimientos ocurridos, Tarek William Saab, llamó al capitán O’Brian, para hacerle un llamado de atención en referencia a supuestas murmuraciones con respecto a la comunicación entre el Ministro de la Defensa y el alcalde Freddy Bernal durante los sucesos del día 11 de abril. A lo que el capitán reafirmó lo que había escuchado y que estaba dispuesto a declarar eso mismo, siempre y cuando fuese en un tribunal y públicamente. (Hasta la fecha, no se conoce su paradero)
El Alto Mando, el ciudadano General de División, Hurtado Sucre, Ministro de Infraestructura, el ciudadano General Arévalo Méndez Romero, Vicecanciller de la República y mi persona, nos reunimos con el ciudadano Presidente de la República para intercambiar opiniones sobre lo sucedido. Entre otros aspectos tratados, el Vicealmirante Bernabé Carrero Cubero, solicitó ser relevado del cargo de Jefe de Estado Mayor Conjunto, haciendo alusión a la conversación e instrucciones que escuchó impartir al señor Ministro de la Defensa, en su convocatoria a las personas que asistirían a Miraflores. En esta oportunidad él oyó que bajen con palos y garrotes. En ese instante se me vino a la mente que lo dicho por el Vicealmirante Carrero Cubero, confirmaba y ratificaba lo dicho por mi ayudante el capitán O’Brian Fosi. El ciudadano Presidente de la República dijo no tener conocimiento de esa orden impartida por el doctor José Vicente Rangel, quien se molestó por lo dicho por el Vicealmirante Carrero. Tengo entendido que luego el Ministro de la Defensa pidió disculpas al Vicealmirante Carrero Cubero. Solicitó ser relevado del cargo de Jefe de Estado Mayor Conjunto, haciendo alusión a la conversación e instrucciones que escuchó impartiera el señor Ministro de la Defensa en su convocatoria a las personas que asistirían a Miraflores. En esta oportunidad, él oyó "que bajen con palos y garrotes". En ese instante se me vino a la mente que lo dicho por el Vicealmirante Carrero Cubero, confirmaba y ratificaba lo dicho por mi ayudante el Capitán O’Brian Fosi. El ciudadano Presidente de la República dijo no tener conocimiento de esa orden impartida por el Dr. José Vicente Rangel, quien se molestó por lo dicho por el Vicealmirante Carrero. Tengo entendido que luego el Ministro de la Defensa pidió disculpas al Vicealmirante Carrero Cubero. En mi participación en esa reunión, solicité al ciudadano Presidente de la República, que me relevara del cargo de Comandante del CUFAN, debido a la vergüenza que sentía por haber dejado que las cosas llegaran a los extremos conocidos, a pesar de mis esfuerzos y que no podía trabajar con un Alto Mando tan lento, que no tomaba decisiones oportunas y que le diera más importancia a atender a unos señores diputados, que a la situación tan grave que se estaba viviendo en aquel momento en el país. El General Hurtado tomó la palabra y manifestó que mi relevo del cargo, así como el del Vicealmirante Bernabé Carrero, constituiría una baja muy importante en estos momentos y pensaba que debería reflexionar. Seguidamente el Vicealmirante Carrero Cubero meditó y rectificó su decisión, solicitando fuese relevado una vez que controlara la situación. El ciudadano Presidente de la República me preguntó si rectificaba y le dije que mantenía mi solicitud. Seguidamente le dije: "ciudadano Presidente de la República, Dios quiera que no se cumpla lo dicho por el General Francisco Belisario Landis en la reunión del Alto Mando en las primeras horas de la tarde, cuando se asomó la idea de que algunos oficiales tomarían los comandos de sus respectivos componentes y lo que al respecto expresó el General Belisario". Yo en la Guardia Nacional tengo las unidades para enfrentarlo. Le dije al ciudadano Presidente de la República que por favor, a todo trance e insistí, ciudadano Presidente de la República, evite este hecho, más ahora que al mencionado General le tomaron su comandancia, ¿con qué piensa recuperarlo? Por Dios, que no se maten entre ellos. (Este Belisario es concuñado de Lucas Rincón, son casados con dos hermanas, hijas de un alto militar) Y no me pregunten su conducta cuando estuvo al frente de la Policía de Maracaibo? Se obtuvo la información sobre el posible contacto y encuentro entre las unidades militares. El Vicealmirante Carrero Cubero se ofreció para ir al Estado Vargas a hablar con el Comandante de la Infantería de Marina, Contralmirante Luis Castillo Omaña y con el General Carlos Alfonso Martínez en El Paraíso. El ciudadano Presidente de la República le pidió al General Hurtado que hiciera lo mismo con las unidades del Fuerte Tiuna y la Guardia Nacional. El General Hurtado le pidió que me incluyera a mí en esa misión, él aceptó, a lo que me comprometí con el ciudadano Presidente de la República, quien además nos dijo que le lleváramos un mensaje a los generales para que se desistieran de su actitud, que él estaba dispuesto a olvidar el hecho. Al General Anselmi Espín le indicó que se mantuviera en comando. No recuerdo qué le dijo al Vicealmirante Jorge Sierralta Zavarce y se quedó en Palacio con el Ministro de la Defensa, el General en Jefe Lucas Rincón Romero y con el General Belisario. Cumpliendo instrucciones del ciudadano Presidente de la República, salí de Miraflores en el vehículo del General Hurtado. Al llegar a la Alcabala 3 del Fuerte Tiuna, el General de División José Félix Ruiz Guzmán, nos informó que todos los comandantes tenían control de las unidades, que estaban cohesionados y no se enfrentarían entre ellos. Posteriormente nos dirigimos hacia la Comandancia General del Ejército, acompañados por el General Ruiz Guzmán, se le hizo la propuesta que nos indicó el ciudadano Presidente de la República y los generales del Ejército no la aceptaron, al contrario, nos señalaron que lleváramos la siguiente propuesta.
 ANGEL FREITES Ahora vienen otras consideraciones que no entiendo: Nos vieron cara e bolsas…
 Pero hay más…
Publicado: Mie Oct. 27, 2010 6:15 am Título del mensaje: Miren lo que encontré del General Rosendo, se acuerdan de él?

¡CUENTOS DE LA CRIPTA!
¿En dónde creen ustedes que está el famoso general Rosendo? Es el mismo G/D Manuel Antonio Rosendo (AMV-1974) que se negó a aplicar el "Plan Ávila", desobedeciendo las órdenes de Hugo Chávez en el 2002, cuando lo mandó a sacar a las tropas para que le echaran plomo parejo, y "del bueno", al pobre pueblo de Caracas... La última vez que supimos de él fue cuando la DISIP lo iba a agarrar preso en Los Palos Grandes; pero no pudieron, porque todos los vecinos salieron en su defensa y "cacerolearon" a los funcionarios de la DISIP, quienes tuvieron que marcharse sin el obeso maracucho. Después se supo que estaba fuera de Venezuela y por último que tenía cáncer en la próstata. El general Rosendo trabaja "nada más y nada menos", que en la Embajada de Venezuela en Portugal, bajo las órdenes del general en jefe (EJ) Lucas Enrique Rincón Romero, el mismo que en el año 2002, le pidió la renuncia a Chávez:.. "-¡la cual aceptó....!! ¿Será el "síndrome Arias Cárdenas"?, ¿o es que todos "mis hermanos queridos" son iguales? Sólo la Historia de Venezuela, algún día lo contará...
Wilmer Suarez Diario La Voz 27/10/2010

Perdonen, pero no me aguanto…!Coño e` la madre¡… Me salió del alma.
Realmente no sé que es peor...si la enfermedad o el remedio. Por cierto quiero recordarle que este General Rosendo, metió las manos hasta en el fondo del Plan Bolívar 2.000 y el José Vicente en aquella ocasión dijo: Meto las manos en el fuego por Rosendo, ¡lo recuerda?
Clodosbaldo Russián solicitará que se reforme la Ley contra la Corrupción
Pedirán reforma de ley.
Para que se sancionen con más severidad los daños al patrimonio público.
El contralor general de la República, Clodosbaldo Russián, propuso elevar hasta 18 años el lapso de las inhabilitaciones políticas impuestas como sanción accesoria a los funcionarios incursos en irregularidades administrativas en el ejercicio de sus cargos.
Y solicitará a la Asamblea una reforma de la Ley contra la Corrupción, para establecer mayor severidad en casos de daños al patrimonio público.
Entre los sancionados están los ex gobernadores Jorge Carvajal (Bolívar), por contraer compromisos sin disponibilidad presupuestaria, y Ramón Martínez (Sucre), por demora en su declaración jurada de patrimonio.
También fueron inhabilitados: el ex alcalde del municipio Maracaibo del estado Zulia, Manuel Rosales, por falseamiento de datos en declaraciones juradas de patrimonio; el ex alcalde del municipio Independencia del estado Táchira, Jesús Vivas, por concierto con contratista; el ex alcalde del municipio San Rafael de Onoto del estado Portuguesa, Edgar Miranda, por ocultamiento de datos en declaración jurada de patrimonio; la ex alcaldesa del municipio Libertador del estado Aragua, Nancy López, por inobservancia de la Ley de Licitaciones; y el ex alcalde del municipio Barinas del estado Barinas, Rogelio Peña, por ordenación de pago ilegal.
Otro de los sancionados fue el general Manuel Rosendo, ex jefe del Cufan, en su condición de presidente de la Fundación Proyecto País, por irregularidades en la celebración de un contrato con el Banco Industrial de Venezuela.

A 9 años y todo sigue igual…que clase de pendejos somos. Si quiere seguir creyendo, es su problema

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal


 
Free counter and web stats